Lotería Nacional

Sábado 19 de Agosto

Primer premio

52490

60.000 € al décimo.

Segundo premio

37869

12.000 € al décimo.

Reintegros

0 - 7 - 9

6 € al décimo.

Jueves 17 de Agosto

Primer premio

63420

30.000€ al décimo.

Segundo premio

19737

6.000€ al décimo.

Reintegros

0 - 6 - 1

3€ al décimo.

Sábado 12 de Agosto

Primer premio

33527

60.000€ al décimo.

Segundo premio

60411

12.000€ al décimo.

Reintegros

7 - 2 - 5

6€ al décimo.

Jueves 10 de Agosto

Primer premio

35113

30.000€ al décimo.

Segundo premio

04537

6.000€ al décimo.

Reintegros

3 - 5 - 7

3€ al décimo.

Sábado 05 de Agosto

Primer premio

05171

100.000€ al décimo.

Segundo premio

16641

25.000€ al décimo.

Reintegros

1 - 2 - 9

12€ al décimo.

Curiosidades históricas

Las apuestas comenzaron en España en la época de Alfonso X el Sabio con la creación de las Tafuererías que eran las casas de juego y rifas medievales. Desde entonces estas apuestas y la que vinieron despúes han tocado a miles de españoles.

Las apuestas se popularizaron mucho y muy rápido surgiendo muchos juegos como el faraón, la cuarteta, la blanca fallida, el sacanete, el 30 y una envidada, las tablas, los dados, las chuecas y los azares. Fue tal la pasión de los españoles que Felipe II se vio obligado a prohibirlas.

En aquella época el sorteo ya era público y se celebraba con bolas hechas de marfil en las que se introducía una cédula de papel con un número y el nombre de una doncella. El toque de una campanilla anunciaba cada extracción, la cual era realizada por un niño de siete años con los ojos vendados (símbolo de inocencia y buenas intenciones) del colegio de San Ildefonso, vestido con una túnica blanca y una peluca blanca y rizada como los niños napolitanos.

Los números premiados durante el primer sorteo fueron el 18, el 34, el 51, el 80 y el 81, y se entregaron un total de 29.475 reales en premios. La recaudación total fue de 187.516 reales y 11 maravedíes.

El 22 de Noviembre de 1811 se promulgó un decreto en el que ya se hablaba de la creación de la que hoy llamamos Lotería Nacional. La hasta el momento Lotería Real pasaba a llamarse Lotería Nacional. Sus fines según el citado decreto eran ser un medio para aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes.

En 1818 se organizó un sorteo coincidiendo con la Navidad aunque no se celebró con regularidad hasta 1839, y todavía faltaban muchos años (hasta 1897) para que el sorteo recibiera oficialmente aquel nombre.

A mediados del siglo XIX la lotería se había instalado en la vida de los españoles y no faltaban los augures, profetas o zahoríes de la buena suerte: abundaban las supersticiones, los adivinos e incluso folletos y libros sobre pronósticos como "Las cábalas del gran Piscator", "El sabio Salmantino" y sobre todo "El enano afortunado" (de ahi la suerte del enano) y la revista "La revolución lotérica".

Grandes hombres hablaron sobre la lotería y la suerte que otorgaban sus décimos, a continuación dejamos algunas de sus citas:

Este mundo no es sino una lotería. Una lotería de bienes, clases, dignidades y derechos conseguidos mediante intrigas y repartidos al azar

Voltaire

Este mundo no es sino una lotería. Una lotería de bienes, clases, dignidades y derechos conseguidos mediante intrigas y repartidos al azar

Voltaire

La lotería es un invento del Gobierno para sacarnos los cuartos

Wenceslao Fernández Flórez

Es admirable la institución esta de la Lotería. ¿No es acaso la única felicidad posible que debemos a nuestros gobiernos?

Jacinto Benavente